Becky es una típica pero muy entretenida película de vénganla, con la particularidad de que su protagonista es una adolescente que tendrá que lidiar contra un grupo de convictos nazis, una premisa interesante que se consolida en una película perfecta para aplaudir y vitorear como si estuvieses en el Auditorio en el festival de cine de Sitges.

El fin de semana de una adolescente en una casa del lago con su padre empeora cuando un grupo de convictos causa estragos en sus vidas.

Me ha sorprendido gratamente el papel de líder de la banda que interpreta Kevin James, al que recordaremos entre otras muchas cosas por la serie El Rey de la Colina. Aquí gira por completo su tono y pasa de su típico personaje divertido y bonachón, a un despiadado asesino al que no le tiembla el pulso asesinar a quien se interponga en su camino.

También me parece destacable el papel de Lili Wilson, que interpreta a Becky, con algunos momentos en los que bordea la locura que interpreta muy convincentemente. Por desgracia Joel McHale no tiene un papel destacable y curiosamente uno de los actores más conocidos del reparto es de los que menos partido se saca y para mi gusto no acaba de cuajar en la película.

Por último, me ha parecido destacable la banda sonora con unos una música que usa las voces como instrumento para darle un toque casi tribal a las escenas y me pareció muy bien pensada.

Una película sencilla, para disfrutar y reír con las secuencias más escabrosas que consigue holgadamente lo que busca y entretiene durante todo su metraje.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías