Jon S. Baird presenta una película basada en la novela de Irvine Welsh, autor también de la mítica Trainspotting, y como no cabría esperar de otra manera, la película se mueve por el descontrol, las drogas, el sexo, y los personajes totalmente extremos. James McAvoy, muy lejos del santurrón Profesor Xavier de X-Men, se desata para interpretar a un desquiciado policía.

Bruce es un policía corrupto que está buscando un ascenso en el cuerpo, pero tiene varios rivales para ese puesto y decide ir acabando con ellos uno a uno. Para eso se valdrá de mentiras que poco a poco irán enredándose en su cuello. Mientras Bruce se va ocupando de acabar con sus compañeros, tendrá que resolver el asesinato de un chico asiático.

Gran película que se mueve entre la comedia negra y el thriller para mostrarnos a un James McAvoy que ha ganado muchísimos puntos como actor por esta interpretación y que demuestra su versatilidad y su gran potencial. La película sigue la linea de otras obras del novelista Welsh y como en Trainspotting aquí veremos como aparece el lado más oscuro de las personas en contrapunto con los personajes que lo darían todo por una amistad verdadera. Una película imprescindible para cualquier persona que disfrute con películas como la ya mencionada Trainspotting o el cine de Guy Ritchie.

Imdb

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías