Rob Zombie presenta en Sitges su última película, la tercera parte de su saga iniciada con La Casa de los 1000 Cadaveres y Los Renegados del Diablo, y no podía haber más ganas de ver esta nueva entrega. Si a esto le sumas el plus que otorga verlo con el ambientazo del festival, era una de mis películas más esperadas de este año, aunque probablemente se vaya a editar directamente en dvd en USA.

Tras Los Renegados Del Diablo, los tres asesinaos son encarcelados, pero siendo una familia tan especial, no durarán demasiado en prisión y la situación se descontrola por completo.

Lo primero a destacar de la película son sus tres protagonistas, que están muy divertidos en sus papeles de badass, sobre todo Sheri Moon Zombie y Bill Moseley. Sheri Moon está totalmente descontrolada y su papel parece una versión anfetaminica de Harley Quinn. A mi me ha encantado su papel, pero puedo entender que haya gente que le ponga de los nervios ese tono histriónico.

La película tiene dos partes muy diferenciadas, la primera me parece fantástica, con mucho humor, sangre y actitud a raudales, pero la segunda mitad se desinfla bastante. A pesar de esto, la película me ha parecido súper divertida y muy recomendable para pasar un rato de humor negro y mucha sangre. Para mi, muy recomendable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías