Hay película de la que esperas mucho u luego son una absoluta decepción, y este es el caso contrario, tenía bastantes dudas sobre asistir a este par y he salido muy sorprendido, con una historia complicada de contar en pantalla sin perderte en escenas oníricas que no aportan nada y que sin embargo aquí funciona a la perfección.

Luke es un niño solitario que vive con su madre que tiene problemas mentales. Tras presenciar un asesinato empezará a compartir su vida con un amigo invisible. Tras un incidente el amigo invisible desaparece, pero años después regresará a su vida para transformarla por completo.

Los dos actores protagonistas me han parecido súper convincentes, y son la primera de la artistas que hacen funcionar la película.

El segundo punto a favor es el guion, que lejos de adentrarse en el camino fácil de la historia se adentra en terrenos farragosos de los que sale más que bien parado.

Por último la parte visual, que aporta un tono interesante y sabe trasladar a la perfección la situación del protagonista sin caer en aburridos momentos sin sentido.

En resumen, una película sorprendente, que me ha dejado muy bien saber de boca y sirve para un perfecto inicio de este tercer día en el Festival de Cine de Sitges 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías