Dentro de la sección de Midnight Extreme del festival de Sitges podemos encontrar siempre un abanico de películas que van desde el ridículo más espantoso a pequeñas joyas para el enamorado del cine sangriento, y en este espectro, Slaxx se queda sin duda justo en el centro, una película divertida, aunque no demasiado y sangrienta, aunque manteniéndose en un nivel contenido, con lo que el resultado es, pues eso, normalito, se puede ver y entretiene un rato.

Una tienda de ropa recibe el nuevo modelo de pantalones de talla única que se ajusta a todos los cuerpos, pero estos pantalones van a tener una cualidad inesperada, les gusta la sangre.

En una película de este tipo no esperamos grandes actuaciones ni grandes guiones y Slaxx da lo que se espera de ella, unos actores entre normales y justitos y un guión que aunque intenta tener su mensaje, no acaba de funcionar todo lo bien que uno esperaría.

Una película que entretiene y punto. Si la ves no te va a aburrir, pero no esperes nada que te sorprenda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías