The Dark Knight Rises

Creo que lo más justo para empezar esta crítica es decir que la trilogía sobre Batman ha marcado ha fuego el nombre de Nolan dentro de las adaptaciones de cómic al mundo del cine, haciendo un superheroe realista, dentro de los limites posibles, algo que ya hizo con maestría en El Protegido el irregular Shyamalan.

Tras derrotar a Harvey Dent, Bruce Wayne decide colgar el traje y «vivir» una vida sin Batman, pero entra en escena un nuevo y despiadado villano, Bane, que provocará el caos en la ciudad de Gotham y hará que la idea del retiro vaya perdiendo fuerza.

La primera entrega de Batman fue realmente impactante, con un superheroe que lo único que tiene es un gran entrenamiento y muchos gadgets que construye gracias a su fortuna, haciendo de Batman un héroe más creíble que los Superman, X-Men y compañía que habíamos visto hasta el momento. Con The Dark Knight, Nolan conseguía uno de los mejores villanos de la historia del cine y elevaba la saga aún más, algo que parecía difícil. Con la tercera entrega era complicado sorprendernos de nuevo, y para mí ha conseguido cerrar dignamente la saga, pero sin la brillantez de las anteriores entregas.

No considero que The Dark Knight Rises sea una mala película ni mucho menos, ya que consigue entretener y emocionar, pero tiene una serie de defectos que hacen que no sea algo tan brillante como se podía esperar tras las dos entregas anteriores.

El primer y gran problema para mí son los villanos. Sin hacer ningún espoiler diremos que Catwoman, ese personaje que siempre se ha movido en la ambigüedad moral, aquí queda tremendamente deslucido por culpa sobre todo de la elección de la actriz, Anne Hathaway, que nunca jamas me podrán hacer creer que es una digna Selina Kyle.

Bane por otro lado no es que esté mal representado, me ha parecido buena la caracterización, pero sin duda no es un villano a la altura del cierre de la trilogía, y por mucho que lo pinten como un personaje muy poderoso, para mi gusto está en una segunda fila de personajes interesantes para llevar a la gran pantalla y su carisma es muy pobre.

Pasaremos rápidamente por encima del pésimo doblaje, algo a lo que ya estamos acostumbrados y que debería haber evitado como el aceite hirviendo, pero en este país las alternativas para verlo en versión original son bastante escasas.

Otro defecto importante de la película lo encuentro en el papel de Michael Caine y la historia sentimentaloide y ridícula que montan alrededor suyo. El señor Caine es un actor como la copa de un pino, pero no podía sentir más que vergüenza ajena viéndolo en su papel dramático con sus historias de Florencia. Realmente olvidable. Evidentemente todo tiene un porque, pero ese porque no justifica tanto melodrama.

La duración también es algo que me parece excesivo, debido a que se intenta dar demasiadas vueltas a la introspección de Bruce Wayne y creo que se podía haber eliminado alguna subtrama que no aporta absolutamente nada y que sólo sirve para alargar la película, aunque la hayan querido vestir de génesis de alguno de los personajes, pero para mí es una escena que podrían haber contado de otra manera y en menos tiempo.

Pero no todo es malo ni mucho menos, todos estos puntos negativos sólo hacen que para mí esté lejos de la obra maestra que muchos hablan, y se quede en una buena película de superheroes para cerrar esta trilogia. Momentos vibrantes hay bastantes, pero me permitiréis que los obvie para no estropearle la película a nadie.

Resumiendo, The Dark Knight Rises es una buena película, que queda ensombrecida por sus predecesoras y su excesivo hype, aunque de todas maneras es imprescindible ir a verla al cine.

Imdb.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías