The Wretched llegaba a su estreno internacional como la película más taquillera en Estados Unidos durante la pandemia, que no se muy bien si eso es algo positivo, ya que la mayoría de cines estaban cerrados, pero al menos si que es verdad que despertaba curiosidad ver una película de terror tan destacada.

Ben, un adolescente amargado por el divorcio de sus padres, pasa el verano con su padre en la costa para aprender a obedecer a los adultos. Sin embargo, el chico descubre que una bruja milenaria ha poseído a la vecina y pretende matarlo para que nadie averigüe lo que está sucediendo.

El planteamiento de la película es sencillo, una suerte de nueva versión de La Invasión de los Ultracuerpos mezclado con brujas, pero el resultado final creo que no acaba de funcionar del todo bien.

La película por momentos se hace lenta y aburre un poco el tiempo que se toma para empezar a enseñar algo, y lo que está pasando durante ese tiempo no tiene demasiado que contar, pero la película sabe jugar con una parte final que recupera todo el interés y tiene varios puntos que están muy bien pensados, dejando un muy buen sabor de boca, pero en cuanto empiezas a pensar en la película en general te das cuenta que ha quedado muy hinchada por ese tramo final.

The Wretched no es una película mala y solo por su parte final merece ser vista, pero creo que podría haber dado mucho más de si rellenando mejor su primera mitad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías