Tengo que decir que no soy especialmente fan de la animación. Me gustan la mayoría de películas que he visto, pero no voy siguiendo las filmografías de los directores ni espero ansioso ningún estreno, pero si que intento ver cada año alguna de las apuestas del festival, y este año ha sido un acierto total. Si el año pasado disfrutamos de Your Name, en esta ocasión nos hemos emocionado con A Silent Voice.

El cine asiático se caracteriza siempre por sabernos remover las emociones como pocos, ya sea en imagen real o animación, y A Silent Voice toca un tema tan duro y de actualidad como es el acoso. a través de la vida de unos adolescente iremos descubriendo los comportamientos a veces irracionales, a veces imprevisiblemente emotivos, y siempre con esa manera especial de contar las historias que nos llegan y provocan la lagrimilla hasta al mas duro.

Un imprescindible de la animación desde ya, con un bonito mensaje de redención, y otro ejemplo más de que deberíamos cambiar la mentalidad frente a las películas de animación y darles más oportunidades. Yo el primero.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías