Brian O’Malley, es un director bastante mediocre, con algunos trabajos menores que hacían presagiar un desastre para esta película, y cumple totalmente las expectativas.

Una pareja de hermanos que viven encerrados en su casa por culpa de unas extrañas presencias, verán sus vidas más perturbadas todavía con el retorno de la guerra de un chico del pueblo que se enamora de la hermana. Las presencias no estarán muy de acuerdo con esta relación.

Una película totalmente olvidable que podría haber sido muy interesante por su historia pero que tiene un ritmo que se arrastra y que hace perder el interés por completo en la historia. Una película totalmente prescindible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías