Vincent Cassel suele ser certificado de calidad y Fleuve Noir no es una excepción, dando vida a un estereotipo de policía alcoholoquico, que además encaja perfectamente con la imagen que tenemos de él.

Un adolescente desaparece de camino al colegio y su madre insiste en que su desaparición no es una fuga. Un policía en uno de sus peores momentos se hace cargo del caso y empieza a tener sospechas de lo que ha pasado obsesionándose con ello.

La película peca en gran parte por su sombra de estereotipo de cine negro, pero aporta unas muy buenas actuaciones y un buen guión con muy buen final que redondea una película notable dentro del cine negro., y una gran apuesta del cine francés.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías