Impetigore llega a Sitges 2020 como una de las películas interesantes a ver, una historia de fantasmas asiáticos, que siempre llama la atención, pero por desgracia todo se queda muy a medias y no acaba de funcionar del todo.

Atraída por una promesa de herencia, una joven regresa a la aldea donde nació. Sin que ella lo supiera, los aldeanos esconden un plan siniestro, uno que puede requerir su propia muerte.

La historia tiene algunos planteamientos interesantes e incluso una buena ambientación que pueda dar algún buen susto, pero en general no acaba de funcionar bien. Los actores son bastante justitos y alguno de ellos resulta incluso ridiculo, y el desenlace de la historia tiene algún agujero importante. Por si fuera poco, el ritmo no ayuda demasiado y tiene incluso algún momento donde se hace un poco aburrida la película, así que podemos calificar a Impetigore como la primera decepción de este Sitges 2020.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías