A veces las películas pequeñas son las que más te sorprenden en los festivales de cine, y Vicious Fun es uno de esos ejemplos que a veces no hacen falta malabares y grandes presupuestos para hacer una película divertida que te haga pasar una buena hora y media.

Joel vive con su compañera de piso de la que está enamorada, pero este sentimiento no es correspondido y tras conocer a su nuevo ligue, decide seguirlo para descubrir que secretos escondo.

No quiero contar mucho de la historia porque creo que la sorpresa en importante, pero si que puedo decir que la reunión en el bar es uno de los momentos mejor llevados que he visto en los últimos tiempos (dentro de este tipo de cine, por supuesto) y me hizo reírme muchísimo, por desgracia no consigue mantener este alto nivel durante todo el metraje y en algún momentos se pierde en escenas menos inspiradas hasta llegar a su final que sin recuperar su mejor nivel, consigue divertir, que no es poco.

Una película pequeña, pero muy divertida y con una historia que podría haber dado mas de si, pero al menos para mi, me conformo con lo que ofrece. Ideal para una maratón de Halloween.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías