Tully

Diablo Cody se ganó nuestros corazones con el guión de Juno, una película que abrió la veda de las dramedias dentro del cine independiente y que se convirtió casi en el estilo Juno. Tras varios intentos más o menos afortunados, vuelve de la mano de Jason Reitman, que ya dirigió Juno y Joung Adult, con una gran película, que destaca por su buena historia, pero sobre todo por su pareja protagonista, Charlize Theron y Mackenzie Davis.

Una madre espera su tercer hijo agobiada por la vida que lleva. Entregada al cuidado de sus hijos, ve como la llegada el nuevo bebé le lleva al borde de la desesperación, y decide aceptar el regalo de su hermano, una niñera nocturna. Con su ayuda empezará a ver la vida con otros ojos y a recuperar una ilusión que hacia tiempo no recordaba.

Quizás el argumento pueda parecer un poco insípido, pero no puedo más que recomendar esta película. La historia engancha desde el primer momento y acaba por ser redonda con la aparición de la niñera, ya que como comentaba al inicio, tanto Charlize como Mackenzie Davis están perfectas en sus papeles, y de no ser por la fecha de estreno, incluso apostaría por alguna nominación a los Oscars en este apartado.

Desgraciadamente parece que no ha tenido una gran recepción en taquilla, aunque si en crítica, pero creo que merece mucho mejor recorrido comercial esta nueva colaboración de Diablo Cody y Jason Reitman. Una de las mejores películas en lo que va de año.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.