Christian Bale as Dick Cheney in Adam McKay’s VICE, an Annapurna Pictures release. Credit : Annapurna Pictures 2018 © Annapurna Pictures, LLC. All Rights Reserved.

Vice

Adam McKay nos sorprendió en 2015 con una película tan peculiar como La Gran Apuesta, donde ya podíamos ver a la mayoría de actores que aparecen en Vice, y como en aquella película aprovecha para contarnos una historia de poder y corrupción con un ritmo incomodo donde brillan sus actores tanto en interpretación como en caracterización.

El Vicio del Poder, como se ha traducido el título en España, nos cuenta la historia de Dick Cheney, un politico muy peculiar, del que sorprende que no conociésemos más su historia visto todo lo que cuenta la película y su fuerte implicación en la guerra de Afghanistan tras el 11-S.

La caracterización de Christian Bale es espectacular, tanto en su parecido como en el cambio físico que ha tenido que sufrir para meterse en este personaje, pero no solo es espectacular el parecido físico, y es que como suele ser habitual, Bale se mete por completo en el personaje que interpreta e incluso sus gestos son espeluznantemente parecidos. El otro gran papel es el de Sam Rockwell como George W. Bush, otro personaje que tiene un parecido increible, cuando lo miras sabes que es Rockwell, pero no puedes evitar sorprenderte por el enorme parecido, sin que estes pensando todo el rato en lo que se notan las prótesis, pero ni por asomo. Un apartado de diez para el maquillaje de Vice.

El guión como pasaba en La Gran Apuesta es caótico, pero no en un mal sentido, con un montón de datos y sucesos que van apareciendo en pantalla sin que te de tiempo a asimilarlos, y quizás para los que no estamos muy metidos en la política americana se puede hacer confuso el baile de nombres y puestos, pero merece la pena el esfuerzo porque la película es muy interesante y sabe llevar un ritmo muy bien medido que no te deja aburrirte en ningún momento.

Junto a La Favorita, Vice es mi gran apuesta para los Oscars

Steve Carrell y Amy Adams están en un gran nivel también, pero quedan eclipsados por el arrollador papel de Bale, que te lleva de la risa por lo esperpentico a la emoción. Curioso el caso de Steve Carrell y lo desaprovechado que está en la industria. Es siempre tras verlo en papeles de este tipo cuando piensas que aún necesita una película que le distancie de la simple comedia, a pesar de que aquí tiene un gran componente cómico, pero es ese tono curioso de las películas de McKay para mezclar la comedia.

Junto a La Favorita, Vice es mi gran apuesta para los Oscars a pesar de que todas menos Black Panther y Bohemian Rapsodi, me parecerían unas dignas ganadoras como mejor película, pero son quizás estas dos las que me parecen más redondas en todos los sentidos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías