Sitges 2018: Believer

La sección de cine asiático del festival de Sitges suele ser de la más interesantes para mi gusto, y este año, sin tener ningún bombazo de esos que recordarás durante años, si que hemos tenido películas muy buenas como The Night Comes For Us o Burning, y sin estar al mismo nivel, también he disfrutado bastante esta Believer, remake del éxito de Johnnie To, Drug War.

Un grupo de policías busca al líder de la banda mafiosa más grande de Corea, este importante líder ha conseguido una importante posición sin que nadie le haya visto nunca, y su nombre es ya leyenda. El grupo de policías intentará capturarlo con la ayuda de un chico cuya madre acaba de morir por una explosión provocada por la banda mafiosa.

Believer apuesta más por el thriller policiaco que por las escenas larguísimas de tiroteos y peleas, que también tiene, y construye una interesante trama con momentos muy divertidos, fan absoluto del mafioso chino, y que como mayor pega tiene lo previsible que es, aunque esto no evita que se disfrute mucho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.