Quentin Dupieux no falta ningún año a su cita con Sitges, y este año lo hace con una película que tiene un planteamiento tan loco como es habitual en él y que a priori promete su humor absurdo que normalmente sólo triunfa entre sus más absolutos fans.

Cuando dos amigos ingenuos, Jean-Gab y Manu, encuentran una mosca gigante atrapada en el maletero de un automóvil, deciden entrenarla con la esperanza de ganar mucho dinero. Primero fue una rueda (Rubber), luego una chaqueta (La chaqueta de piel de ciervo), y ahora es un moscardón enorme.

La película tenía todos los ingredientes absurdos para no gustarme lo más mínimo, pero sorprendentemente, Dupieux presenta este años una comedia mucho más contenida, con unos protagonistas que pasaran a la historia del festival con su ya mítico “TORO” y que crea una serie de personajes loquísimos que sirven para contar una historia que al final es lo de menos.

No hay mucho más que contar de Mandibules, una película muy divertida que ha creado sin duda el meme de esta edición del Festival de Sitges y que lleva a Dupieux a un nuevo humor que espero sea el que siga en los próximos años. TORO!!!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías