Riders of Justice

Mads Mikkelsen es uno de los grandes abanderados del cine europeo actual y con Another Round y Riders of Justice ha demostrado el gran estado de forma en el que se encuentra.

Sus papeles suelen ser arriesgados, seguramente por su físico tan particular, y en esta ocasión nos encontramos con la historia de un soldado que tiene que volver a su casa tras la muerte de su mujer en un accidente de metro. Las dificultades para comunicarse con su hija y los descubrimientos de un grupo de informáticos sobre el accidente llevaran al pintoresco grupo tras los pasos de una banda de criminales.

El casting es magnifico y como sucede en las grandes películas, hace que por bueno que sea el guión o el apartado técnico, lleven la historia a un nivel muy superior. Es casi imposible no empatizar y emocionarse con el curioso grupo de informáticos que mostrará sus debilidades durante la investigación del accidente, y Mikkelsen, con su de sobras conocida cara impasible, construye un personaje que aún siendo tópico, resulta tan creíble como cercano.

Solo hay un punto que no acabo de ver muy claro entre tantas virtudes, y es el tono en algunos momentos. La película pasa del drama a la comedia ridícula en segundos y por momentos puede parecer que se vaya a romper la tensión por culpa del chiste fácil e incluso el humor de sal gorda de algún momento, pero los actores lo salvan a la perfección y acaban haciendo que funcione a pesar de poderte sentir incluso incomodo por reírte de según que temas.

No me cabe ninguna duda de que Riders of Justice va a estar en mi top 10 de películas de este 2021 y no puedo más que recomendarla a todo el mundo. Drama y humor en una historia tan emotiva como divertida.

Categorías