Tengo que decir que me gustan mucho las comedias negras que no tienen miedo en ponerse sangrientas pero sin recurrir a la serie B, y 12 Hour Shift es un muy buen ejemplo de esto, ofreciendo humor, sangre y emoción a partes iguales.

Los cuerpos comienzan a acumularse cuando una enfermera drogadicta y su prima intentan encontrar un riñón de reemplazo para un traficante de órganos tras perder el que habían conseguido.

Otra película que llega al festival sin demasiado nombre ni promoción y que creo que merece bastante más atención de la que ha tenido, con una historia muy divertida y una producción a la altura que hace de 12 Hour Shift una apuesta muy interesante. Sus personajes loquisimos, sus enredos sangrientos, y unos actores a la altura, son las bazas para convencerte de que es una película que si tienes oportunidad, deberías ver.

Categorías