Tailgate nos presenta una película llena de tensión y que por momentos puede ser terrorífica, no por cosas sobrenaturales ni zombies, sino porque lo que sucede puede sucedernos cualquier día, quizás no de la manera que se presenta en la película, pero si en la situación de peligro.

Hans tiene tanta seguridad en sí mismo que raya en la prepotencia. Un día, estando en la carretera con su familia, discute con otro conductor. El hombre, resentido por los malos modos de Hans, empieza a seguirlo, dispuesto a llegar a extremos inimaginables para aplicar un correctivo moral al protagonista.

La película creo que funciona bien a todos los niveles, sin destacar en ninguno pero cumpliendo y se deja ver sin problema, pero tengo que decir que quizás esperaba algo más, algun pequeño giro o alguna situación un poco diferente, pero se conforma con seguir el guión de lo que se supone que tiene que pasar, aunque lo hace bien, no llega a sorprender en ningún momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías