No me cansaré de alabar el cine asiático que llega cada año al Festival de Sitges, y en esta edición este cine nos ha aportado una de las mejores películas de la edición, Limbo.

El oficial de policí­a novato Yam Hoi (Mason Lee) es un recién graduado de la academia de policí­a. Debido a una ola de asesinatos en serie, Hoi está asociado con Chin (Gordon Lam), quien recientemente fue reincorporado a la fuerza. Sin embargo, el dúo no puede resolver los casos y en su lugar causa una serie de incidentes. Más tarde, Chin se reencuentra con una chica, Wong To (Cya Liu), quien asesinó a su esposa, y su enfado lo vuelve fuera de control. Hoi pierde torpemente su pistola, que es encontrada por el asesino en serie. Con el asesino acechando en la ciudad, una crisis se acerca.

La película destaca en todo lo que hace, su fotografía es espectacular, con unas escenas en blanco y negro y una lluvia constante que hace que cada fotograma sea una pequeña obra de arte, su guión sin ser deslumbrante, está muy bien contruido y crea la que para mí va a ser una de las películas del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.