Una de mis películas favoritas hasta el momento de este Siges 2020 es sin duda The Dark And The Wicked, una película de terror clásica, con posesiones, buenos sustos y con una producción sobria pero que encaja perfectamente con lo que busca la película, haciendo que el resultado final funcione muy bien.

En una granja aislada en un pueblo rural anodino, un hombre está muriendo lentamente. Su familia se reúne para cuidarlo, y pronto crece una oscuridad, marcada por pesadillas y una creciente sensación de que algo maligno se está apoderando de la familia.

Creo que la película tiene varios aciertos, empezando por el guión, que sin ser un derroche de originalidad, sabe mantener la tensión con esas gotas de información que va ofreciendo poco a poco y que te mantienen en tensión viendo lo que está pasando. Otro de sus puntos buenos es su protagonista, Marin Ireland, que sabe transmitir perfectamente el estupor y la tensión de lo que esta viviendo en cada momento, y por último la banda sonora, que me ha parecido fantástica y ayuda a adentrarte en el demoniaco mundo que nos presentan. Una muy buena película de posesiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías