Una de las grandes sorpresas de este Sitges 2021 ha sido sin duda esta Nitram, una película que está pasando bastante desapercibida, pero tiene todos los ingredientes para gustar a los amantes del cine indie. Es verdad que tiene un ritmo complicado y un protagonista exasperante, pero la historia, y la interpretación de Caleb Landry Jones me han hecho conectar por completo.

Nitram vive con sus padres en los suburbios de Australia a mediados de los noventa. Vive una vida de aislamiento y frustración por no encajar nunca. A medida que crece su ira, comienza un lento descenso hacia una pesadilla que culmina en los actos más atroces.

Las películas de ritmo lento, no tienen porque ser malas ni mucho menos, todo depende de lo que pida la película, y creo que Nitram es algo que pide a gritos, porque lo que nos está contando no es algo trepidante, sino una caída a los infiernos que se va cociendo a fuego lento, por diferentes motivos que tendremos que ir descubriendo durante la película. Una película que recompensa la implicación en verla con un maravilloso personaje y por supuesto con el final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.