Antlers llegaba a Sitges con unas buenas referencias, como tener a Guillermo del Toro implicado en la producción y ser una historia de con un monstruo, pero el resultado final no puede dejar más indiferente.

Una joven profesora descubre que el padre y el hermano menor de su alumno con problemas albergan un secreto sobrenatural mortal. Tomando al niño bajo su cuidado, la maestra debe luchar por su supervivencia contra horrores más allá de la imaginación.

La película tiene varios problemas importantes, sobre todo en puntos críticos. Los personajes son bastante planos y no transmiten ningún tipo de emoción, los diseños de las criaturas son bastante flojos y ni siquiera en eso te puede atrapar, y para terminar, el guión es tan previsible que te parece estar viendo algo que te sabes de memoria pero que ni siquiera te atrapa por lo bien hecho que está. En resumen, una película totalmente prescindible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.